Alquilar o Comprar CasaEspaña siempre ha sido un país de propietarios. Pero la crisis ha cambiado eso, con un clima de inestabilidad laboral y el crédito cerrado, en el eterno dilema de «alquilar o comprar una casa«, la opción de arrendar una vivienda va ganando posición a la demanda de vivienda en propiedad.

Aún así, seguimos meditando si comprar o alquilar. Vamos a repasar las ventajas e inconvenientes de una y otra cosa.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta son los siguientes factores:

  • Cuales son las necesidades personales.
  • Que uso se le quiere dar a la vivienda.
  • Por cuánto tiempo se quiere residir en esa zona.
  • Cuánto se quiere o se puede invertir en el pago de la vivienda.

Las ventajas de comprar una vivienda:

Es un bien que se revaloriza con el tiempo, salvo raras excepciones como la crisis económica que nos afecta. También es una importante medida para el ahorro y en momentos de apuro económico puede ser una fuente importante de ingresos. Además comprar una vivienda supone beneficios fiscales en las deducciones del IRPF.

Los inconvenientes de comprar una vivienda:

Suponen un desembolso inicial muy importe y adquirimos una obligación hipotecaria en el tiempo, con los graves problemas que suponen el impago de la misma. Otra de las desventajas es el pago de las tasas municipales (Impuesto sobre Bienes Inmuebles o Prestación del Servicio de Gestión de Residuos Urbanos), los gastos de Comunidad de Propietarios y el mantenimiento de la misma en condiciones optimas para ser habitada.

Las ventajas de alquilar una vivienda:

El desembolso inicial no supone tener que hacer una gran inversión con el pago de la primera mensualidad, la fianza y en algunos casos un depósito de garantía, que no tiene por qué ser en metálico, tendríamos suficiente. En la gran mayoría de los alquileres el propietario de la vivienda es el que asume el pago de las tasas municipales y los gastos de la Comunidad de Propietarios, así como el mantenimiento del inmueble. También ante cualquier problema o cambio de domicilio por necesidad, se puede dar de bajo el contrato de arrendamiento con una aviso de un mes de antelación.

Los inconvenientes de alquilar una vivienda:

Es que con la nueva reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos, la prórroga forzosa del contrato pasa de cinco años a tres. Además el propietario puede recuperar su vivienda avisando con dos meses de antelación. Cualquier modificación que necesite realizar en la vivienda, necesita el permiso por escrito del arrendador para poder llevarla a cabo.