IBI

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un tributo de carácter real que grava el valor de los bienes inmuebles en los términos establecidos en el texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales.

¿Qué grava el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)?

El impuesto sobre bienes inmuebles, que grava la posesión de una casa, es el único tributo en el sistema fiscal español cuya recaudación nunca ha caído, en los últimos años ha aumentado de forma considerable, entre los años 2008 y 2012, los pagos por este tributo han crecido un 42,8%, los datos que constan en la Dirección General del Catastro, en relación a la cuota líquida ( es el importe total de los recibos que pagan los propietarios menos el importe de las bonificaciones legamente prevista) alcanzó los 8.352 millones de euros en 2008 mientras que en 2012 subieron hasta 11.930 millones de euros.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denuncia que el coste del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) ha subido en diversas ciudades de España en los últimos cinco años, pese a que el precio de la vivienda ha descendido de media más del 40% en este tiempo.

La Organización de Consumidores cree que el IBI debería subir cuando los inmuebles valen más y bajar cuando lo hace el precio de la vivienda, como ha sucedido en los últimos años. Además, los impuestos deberían ajustarse a la capacidad de pagos de los ciudadanos, y no a la necesidad de ingresos de los Ayuntamientos.

Para la OCU, los ciudadanos han hecho frente en exclusiva a la pésima situación económica de determinados Ayuntamientos y se han convertido en los auténticos paganos de la crisis y la mala gestión económica de algunos responsables políticos.